Copa Colegial  2016 & Bifrutas

1 de Abril de 2016. Colegio Agustiniano

55

Semifinal Masc.

Final

1
2
3
4
OT
11
10
16
18
0
6
9
18
18
0
51

Agustiniano, finalista a ritmo de triple

Crónica: Francisco de Haro; Fotos: Carlos M. Picazas|2 Abril, 2016|Comenta este partido

El crono aprieta, el luminoso se encuentra muy igualado y un solo error puede apartarte de la gran final de la Copa Colegial & Bifrutas. El balón quema, toda la responsabilidad recae sobre tus hombros, pero tu gélido pulso te permite anotar con seguridad. Así contrarrestas el acierto de un rival que en la posesión anterior también había demostrado unos nervios de acero y que seguramente lo volverá a hacer en el siguiente ataque. 

Cuando en juego está ni más ni menos que la posibilidad de luchar por el Estandarte, dos circunstancias pueden ocurrir: que las muñecas se agarroten víctimas de la presión o que se desaten de modo irrefrenable en busca del ansiado éxito. 

Afortunadamente y en pos del espectáculo, fue el segundo caso el que se vivió este viernes en Agustiniano, donde al calor de su hinchada y en un auténtico partidazo no apto para cardiacos, los ‘lobos’ tumbaron a los ‘águilas’ de San Agustín por 55-51

Un ajustado marcador que bien pudo decantar a su favor cualquiera de los dos equipos, en un épico último asalto en el cual casi todos los lanzamientos de campo se tradujeron en canasta. No obstante, mientras que los visitantes encestaban de dos en dos, los locales lo hacían de tres en tres y ahí residió la clave de su triunfo. 

No en vano, los pupilos de Adrián Rufo materializaron la friolera de nueve lanzamientos exteriores a lo largo de la contienda, siete de ellos obra de un tremendo Alberto García Colorado que cosechó todos sus puntos desde el perímetro. De esta manera conformó un imparable ‘backcourt’ con su compañero Ángel Luis Olmedo, autor de 19 tantos y dos importantes triples en el momento más caliente del choque. 

Un choque cuyo comienzo no hacia presagiar un final tan emocionante, pues Agustiniano arrancó como un ciclón y gracias a su dominio del rebote y a su mejor circulación de pelota firmó un parcial de entrada de 10-0. De hecho, los chicos de Jesús Pérez-Castilla tardaron prácticamente seis minutos en estrenar su casillero y concluyeron el primer acto 11-6 abajo. 

Pero si San Agustín había llegado a estas alturas del torneo sería por algo y sus virtudes las demostró en la reanudación. Elevando su intensidad defensiva y cargando de personales a sus pares -lo cual les llevó a intentar siete tiros libres casi seguidos-, los ‘águilas’ voltearon el resultado al inicio del segundo periodo, hasta situarse 11-14 arriba. 

Sin embargo, en ese preciso momento emergió la figura del todavía inédito Alberto García, para insuflar oxígeno a los ‘lobos’ cuando más lo necesitaban. Con dos certeras dentelladas en forma de triple y en menos de un minuto, el alero lideró una contundente racha de cierre de 10-1, que dejó el luminoso en 21-15 al descanso. 

Descanso que permitió a ‘coach’ Pérez­-Castilla reflexionar y cambiar su idea de juego, dejando en manos de Gonzalo Lardíes toda esperanza de remontada. A la vuelta de los vestuarios, ello se tradujo en un continuo envío de balones al poderoso pívot de San Agustín, quien haciendo valer sus 201 centímetros de estatura respondió a las expectativas depositadas en su persona. 

Actuando cual martillo pilón, se fajó como un titán al poste y ayudado por su hermano -y también interior- Rodrigo consiguieron poner al conjunto blanco 37-38 arriba restando todavía cinco minutos. Y eso que Adrián Rufo se desgañitaba desde el banquillo pidiendo un esfuerzo extra a sus pupilos en la pintura… pero siempre resulta difícil detener a una fuerza de la naturaleza desbocada. 

Para entonces, el encuentro ya era prácticamente un dos contra dos -al menos, a efectos estadísticos- y si los Lardíes habían llevado el partido a su terreno convirtiendo la zona en su morada, la sociedad García & Olmedo estaba dispuesta a recuperar el liderato en el marcador gracias a su puntería exterior. 

Entre ambos fabricaron un parcial de 13-8, con un triple del primero y 10 tantos y otros dos triples del segundo. Canastas lejanas que permitieron que el cuadro local volviese a manejar rentas en torno a los 3 ó 4 puntos, aprovechando que su adversario solo encestaba bajo el aro (50-46). Así fue hasta que Guillermo García lo hizo desde fuera, a falta de un minuto y dinamitando el choque (50-49). 

La tensión se palpaba en el ambiente, la resolución del duelo estaba en el aire, pero sin solución de continuidad… ¡¡BINGO!! Alberto García logró su séptimo triple de la tarde y el pabellón entró en ebullición. 

Después, dos tiros libres convertidos por Jaime Sánchez Roca sentenciaron la contienda, llevando el delirio a la grada de una Guarida del Lobo abarrotada para la ocasión. 

Una cancha donde afición y jugadores se fundieron en un emotivo abrazo para celebrar el pasaporte de Agustiniano hacia la final de la Copa Colegial, el primero de su historia en categoría masculina. ¡Enhorabuena!

Gonzalo Lardíes lucha por un rebote
Gonzalo Lardíes lucha por un rebote
Las Cheerleaders de San Agustín, en acción
Las Cheerleaders de San Agustín, en acción
Decisivo Olmedo en los minutos finales
Decisivo Olmedo en los minutos finales
Alberto García y Rodrigo Lardíes
Alberto García y Rodrigo Lardíes

Comentarios  

Para poder comentar debes iniciar sesión.
Puedes iniciar sesión también con tu cuenta de facebook.

Bifrutas
IconGame