ico-twitterico-facebook
Copa Colegial 2014 por Bifrutas

Angel Sanz; "El Deporte y el David de Miguel Angel"

Angel Sanz es Patrono de la Fundación Baloncesto Colegial y está apoyando a diferentes deportistas y atletas a conseguir su objetivos a través del "me

03 de Agosto de 2015  0 comentarios

Os dejamos en estos días de verano con un artículo escrito por Angel Sanz en su blog de Expansión llamado REIMAGINANDO. Angel es patrono de la Fundación Baloncesto Colegial, organizadora en 2015 de la Copa Colegial y del resto de eventos y actividades en 11 ciudades, y en esta ocasión reflexiona sobre la verdadera Cultura del Deporte.

Etimológicamente, la palabra educar proviene del latín educere o educare y consta de dos partes: "e-" que significa extraer y "-ducere" que se refiere a conducir y guiar. Al juntarse en el término "educación" se refieren a sacar y desarrollar las potencialidades físicas, psíquicas y de conocimiento (intelectual y cultural) de la persona educada que es parte activa en el proceso formativo.

Por tanto, cuando decimos que los niños son lienzos en blanco sobre los que hay que pintar y que debemos tener cuidado con cómo les educamos, la cosa no es exactamente así. A través de la educación no estamos definiendo su personalidad ni su desarrollo. No estamos construyendo las personas. Si queremos utilizar una metáfora artística, en lugar de la pintura sería más bien la de la escultura y el proceso de educar consistiría en sacar la figura que hay dentro de la piedra.

A principio del siglo XVI, cuando Miguel Ángel Buonarrotti terminó su famoso David de casi 6 metros de altura, diversos personajes de la época le preguntaron cómo había sido capaz de hacer una escultura tan bella y su respuesta fue: "Simplemente retirando del bloque de mármol todo lo que no era necesario. Cada bloque de piedra tiene una estatua en su interior, y es la tarea del escultor descubrirla. Vi la figura en el mármol y tallé hasta que la puse en libertad".

La labor educativa es más una labor de tallar que de pintar. Nuestros educadores necesitan ser capaces de ver la potencialidad para dedicarse a sacarla más que intentar dibujar lo que deberíamos ser. Cada piedra de mármol tiene retenido una figura única que hay que liberar. Y esto es lo opuesto a un lienzo en el que tenemos que pintar con nuestro estilo, nuestros gustos, nuestras preferencias o los dictados de un sistema. La educación va más de mazo y cincel que de pinceles y colores.

Cuando entendemos esto, nos damos cuenta de que esto de educar debe ir en el sentido opuesto al que ha ido tradicionalmente. Va desde la persona educada hacia fuera y no desde el educador hacia dentro. Va de abajo hacia arriba y no de arriba hacia abajo. Si seguimos de arriba hacia abajo o de fuera hacia adentro, más que educar estamos adoctrinando, estamos forzando una instrucción que es limitante de por si, que lo único que hace es repetir información y que no permite el máximo desarrollo de las personas que estamos educando, ya que estamos siendo limitados por nuestro propio conocimiento. 

Esta reflexión me ha dado áun más alas sobre mi visión del deporte como herramienta educativa.La misión de un entrenador no es hacer un buen jugador sino sacar el mejor jugador que su discípulo tiene dentro. Un entrenador no quiere que todos sus jugadores sean iguales. Identifica el talento y las caracterísiticas de cada uno y poco a poco intenta sacar lo mejor de él. En los deportes de equipo, el entrenador potencia esa individualidad para integrarla en un bien superior e intenta crear una armonía en el que todos esos talentos sumen más que cada uno por separado.

Y todo esto, tiene que hacerlo sin olvidarse de los resultados. Porque el resultado final es parte del proceso educativo y el desarrollo del jugador. La gestión de la victoria y la derrota es imprescindible para mantener la motivación, para el cumplimiento de objetivos y para el aterrizaje de conceptos deportivos en la vida misma donde unas veces te salen las cosas y otras veces no.

Sin embargo, en el deporte los entrenadores no son formados para sacar la escultura más bella posible. Tienen cinceles para sacar buenos jugadores, buenos atletas y buenos deportistas pero no les han dado cinceles para sacar las mejores personas, para extraer las habilidades y las competencias que el deporte permite o para trabajar con los deportistas en valores de una manera ordenada, estructurada y eficaz. A veces salen algunos entrenadores que, por iniciativa propia, han desarrollado su propio método para trabajar estas capacidades y lo aplican en su día a día. Son aquellos que se han dado cuenta de que son educadores antes que entrenadores pero que las dos figuras son compatibles si se definen adecuadamente las prioridades.

Tenemos la manía de pensar que utilizar el deporte para educar es incompatible con sacar el mejor jugador que hay dentro de un deportista y no nos damos cuenta de que es justo al contrario. Que la única manera de sacar lo mejor de uno es desarrollar al máximo todas sus capacidades y no sólo unas cuantas. Que la mayor garantía del alto rendimiento es el equilibrio en todas las facetas: las personales, las deportivas, las formativas, las físicas, las mentales, las técnicas y las tácticas. 

Hay unanimidad al pensar que el sistema educativo necesita un cambio radical. Que necesita evolucionar de un sistema industrial (café para todos) hacia uno más individualizado que permita el desarrollo del talento individual. Y esa es la tendencia que están marcando las referencias en este ámbito como Sir Ken Robinson Richard Gerver. Nosotros en el deporte ya lo hemos hecho. Ya estamos donde el sistema educativo quiere llegar.

Sin embargo no lo estamos aprovechando porque nos estamos centrando en el desarrollo deportivo y nos estamos olvidando de nuestra capacidad de impacto en el ámbito educativo. Y el mejor ejemplo de esto es que no formamos a nuestros entrenadores para educar a través del deporte. Les formamos para que permitan desarrollar la actividad deportiva y esperamos que la educación y los valores se peguen por ciencia infusa o que sea iniciativa personal de cada uno y no la consecuencia de un sistema con objetivos claros en este ámbito. Tallamos una parte de la estatua y esperamos que la otra salga bien en el proceso.

El día que el deporte entienda que debe utilizar esos otros cinceles que tiene guardados en el cajón, ese día estaremos preparados para ir aportando Davides a la sociedad y no sólo estatuas deportivas. Será entonces cuando tendremos conciencia del valor real del deporte.

Llega el día más bonito del año

Laura García Higueras

Laura García Higueras

Redactora jefe de la ABC. Ex-jugadora de la Copa Colegial con Veritas de 2009 a 2011 y All-Star en 2010

13 de Mayo de 2014  0 comentarios

Dentro de todos los eventos organizados por la ABC, y después de haber tenido la oportunidad de vivir o haber sido testigo prácticamente de todos, he de reconocer que hay uno al que tengo especial cariño y que me atrevería a afirmar que es, sin duda, el más bonito de todos. Llega el día del año en el que aunque tras el derroche de emociones que supone la Copa Colegial o el auténtico espectáculo que cada año brinda el All Star parezca que no haya nada que pueda superarlo, lo hay. Aún queda lo mejor, queda EL día; queda la Pequecopa.

La Pequecopa podría bautizarse como el día en el que más niños pequeños vestidos de baloncesto se concentran por metro cuadrado. Esos mismos pequeñajos que apenas unas semanas antes habían estado animando a los mayores en los pabellones de sus coles. Esos mismos que dedicaron tardes a pintar pancartas, esos que no dejaron de aplaudir y que se pintaron la cara, y probablemente también la ropa para la alegría de sus padres, en cada partido. Y es que en definitiva, son ellos los que el día de mañana protagonizarán la competición de canasta grande. Ellos serán los que aunque ahora la línea 6,25 les parezca un horizonte inalcanzable acabarán por conquistarla. Son ellos los que acabarán firmando un nuevo capítulo dentro de la historia de la Asociación de Baloncesto Colegial.

A muchos las equipaciones aún les quedarán grandes. Unos jugarán mejor, otros peor. Unos se pondrán más nerviosos, otros menos, pero dará igual: el 15 de Mayo todos serán iguales. Por supuesto que habrá colegios ganadores, pero pase lo que pase en la Pequecopa, todos ganan. Nunca nadie verá a tantos niños y niñas sonriendo como ese día, y no existirá victoria más grande que esa. Habrá caídas, tapones, robos y resbalones, pero no importa, porque no habrá uno o una que se quede en el suelo. En la Pequecopa se respira magia, se respira ilusión. Su ilusión.

Por desgracia, este año no podré estar para verlo, al estar estudiando este semestre como Erasmus en Budapest, pero os recomiendo a todos a los que aún no lo conozcáis a que os animéis a contagiaros de esta magia y os acerquéis a disfrutarlo. Estoy segura de que desde aquí, a pesar de estar a más de mil kilómetros de distancia, el día amanecerá más soleado, porque algo muy importante estará ocurriendo a la vez en Madrid.

Y bueno, después de esta declaración de amor a la Pequecopa, sólo me queda desearles mucha suerte a todos los protagonistas del día, sea cual sea el color y el escudo que defiendan en su camiseta. Por supuesto, mis peques de Veritas se llevan mención especial, que para eso es el cole en el que yo misma empecé mi andanza por la Copa Colegial. En cualquier caso, le deseo lo mejor a todos ellos que, a pesar de ser los más pequeños, vestidos con sus equipaciones y zapatillas de basket atadas, se convertirán en un auténtico ejemplo para todos. Ellos, que con una pelota de baloncesto en la mano, harán olvidar a los presentes que existe algo más allá de disfrutar de su deporte favorito rodeado de la gente a la que más quieren. Ellos, que una vez al año, se convierten en auténticos superhéroes.

¿Estás preparado para esto?

Antonio Rodríguez

Antonio Rodríguez

Periodista, especialista en NCAA, comentándola en Canal+ desde 1997. Colaborador en Tirando a fallar (esRadio)

24 de Marzo de 2014  1 comentarios

 

La Copa Colegial por Bifrutas. Si te paseas por uno de los gimnasios por el que desfilan sus equipos durante la competición, en los primeros meses de curso, los que van deshojando los días de otoño, puedes sentir su silencio, su majestuosidad. Entre sus penumbras y sus gradas vacías, puedes oír los ecos de los aficionados cantando o gritando celebraciones de canastas decisivas. Ese es el secreto de la Copa Colegial. A veces sorprende que en recintos tan pequeños pueda caber tanta gente. Aficionados fieles, expectantes, entregados. Con el colorido que solo y exclusivamente lo puede dar el colegio.

De la mejor combinación estudiantes/deporte, que son las universidades estadounidenses, hemos copiado muchas cosas: las cheerleaders, las mascotas, el arco iris de las insignias y escudos de todos los equipos, sus nomenclaturas…es algo especial. Y de los colleges estadounidenses, deberíamos seguir aprendiendo, porque en la Copa Colegial se han ido adquiriendo hábitos maravillosos. Sin embargo, nunca está de más seguir aprendiendo de sus costumbres. Costumbres que lleguen a ser intrínsecas de cada uno de los colegios. “Aquí se hace…”. Y de eso, en sus pabellones, hay mucho. Porque llevan muchos años viendo ese show. Porque no olvidemos que el baloncesto colegial tiene 50 años más de antigüedad que la propia NBA. Y aunque sea por su tradición, algo saben.

En esta columna, hablaremos de esas costumbres que han ido de la mano de esa tradición. Ritos, sería mejor definirlo. Rituales a tu equipo, a los rivales, a los entrenadores. Rituales que en ningún caso, tienen una pizca de menosprecio al rival y sí, como tendréis oportunidad de ver, mucho de bromas, de intentos de desconcentrar al rival o de alentar a los tuyos. Y es que a la hora de animar -muy diferente a protestar-, todo vale. 

Vean este vídeo. Pertenece a la Universidad de Duke. Sus fans son de lo más conocidos en Estados Unidos.

 

Lo primero que se aprecia en este vídeo, es que el aficionado (creedme, que se pasan toda la noche en tiendas de campaña, haciendo cola para conseguir una entrada) va a un festín con los suyos. Van a divertirse. Y vale todo: pintarse, disfrazarse, bailar y sobre todo animar y celebrar las acciones de tu equipo. Pueden llegar al estado de histeria, y no se saben quien contagia a quien: si los jugadores a sus fans, o son ellos los que arrastran a los jugadores. ¿Reconocéis a partir del 02:30, con un polo a rayas, al actual MVP del All Star Game, Kyrie Irving? Nunca se lo ha pasado mejor, creedme. Vamos a mostrar algunos de sus rituales:

- La gran mayoría, como tenéis la ocasión de ver, están de pie. Y pueden acabar tan agotados como los jugadores. Porque cada vez que ataca su equipo, tienen diferentes cánticos, “Let’s go, Duke! Let’s go, Duke” o un “Let’s go, Devils”, y a dar palmas. Pero cuando ataca el equipo contrario, llevan a los rivales a la esquizofrenia, porque se ponen ¡todos! a saltar de forma permanente en la grada, lo que dure el ataque, acompañados de un “hey, hey, hey”, a cada salto. Se descansa cuando vuelve a atacar su equipo.

 

- En este vídeo, tenéis también ocasión de ver, cómo los aficionados en las gradas, cuando hay un rival próximo, esperando a sacar de banda, se le señala con el brazo, toda la grada, con la palma de la mano abierta y agitando la muñeca.

- Tiros libres. Para despistar al rival y que acabe fallando, vale todo. Desde agitar los brazos, pasando por agacharse todo el fondo, para que en el momento en que el jugador lance el tiro, explotar todos al unísono dando un salto con un grito. Muy afamado también es levantar los brazos, todos hacia un lado, extendidos, y en el momento en que se va a producir el tiro, llevarlos hacia el otro lado de golpe. Si son numerosos los aficionados del fondo, producen un efecto que da la sensación que hasta se mueve la canasta. En Duke, cómo no, se dio el caso de este personaje, un poco excesivo ya, pero que se hizo famosísimo, llamado “Speedo”. Este es “Speedo”:

 

Se pueden inventar todo tipo de cantos, todo tipo de coreografías. Pero lo atractivo es que todo el gimnasio lo ejecute al mismo tiempo:

 

Maneras de animar en los inicios de los partidos a tu equipo. En algunos pabellones, donde lógicamente la gente tiene su asiento -y lo utiliza-, todos los aficionados se quedan de pie, desde el salto inicial, animando, hasta que su equipo consigue la primera canasta o tiro libre. Entonces, se produce una gran ovación y la gente se sienta.

¡Ah! Pancartas. Se admiten de todo tipo.

- Tiempos muertos. Música y coreografía son fun-da-men-ta-les. Se pueden preparar mil cosas durante la semana en las aulas. ¿Ejemplos? Ahí va uno.

 

Todo para asumir que cada partido de la Copa Colegial, sea una fiesta. Si además, gana tu equipo…

 

En definitiva, esto es la Copa Colegial. Buscar la autenticidad, el divertimento como hilo conductor a sentir junto a tu colegio, a tus compañeros que te representan. Porque en definitiva, esto no deja de ser una colección de grandes momentos que recordarás para siempre.

¿Estás preparado?

 

Sigue a Antonio Rodríguez en twitter: @TonyStoryGNBA

"Los años que juegas y los que sueñas con jugar"

Nuria Herrero

Nuria Herrero

Campeona con Corazonistas en 2012 y 2013. En 2012 fue MVP, Mejor Jugadora-Estudiante, MVP All-Star y campeona del concurso de triples

19 de Marzo de 2014  0 comentarios

Afortunadamente he estudiado en un colegio, Corazonistas, donde la Copa Colegial ha estado siempre presente. He vivido muchos momentos y todos muy especiales. Sin embargo, cuando miro atrás y pienso en la Copa, lo que me viene a la cabeza es la ilusión que tenía por poder jugar cuando todavía era pequeña, la admiración y la sana envidia que me producía ver a las “mayores”. No sé por qué me remonto hasta años antes de jugarla, pero es así.

Luego llegaría mi momento, pero ese recuerdo lo tengo grabado casi más intensamente que todos los que vendrían después. Fui la última de mi generación en participar y mis compañeras me dijeron que era una experiencia inolvidable. Y desde luego lo fue.

Para mí la Copa Colegial tiene sus jerarquías. Cuando llegas, sabes que las que tiran del equipo son las mayores, que ellas tienen una responsabilidad que año tras año van cediendo a las que vienen. Da igual lo importante que seas, o no, en tu equipo habitual. En la Copa, todo es muy diferente. Recuerdo como mis compañeras me acogieron en mi primer partido en La Ciénaga ante San Jose del Parque para que yo me sintiera a gusto, y como esperaba muy nerviosa en el banquillo a que me diesen algunos minutillos. Aún recuerdo ese “¡Vamos Nuri!” de todas mis compañeras del colegio al salir al campo. Así, año a año, pasas de aprender a que aprendan de nosotras; de ser “de las pequeñas” a ser “de las mayores”.

Esta competición es diferente desde el minuto uno. Es especial porque tienes esa sensación de que todo el colegio está peleando por lo mismo: da igual el curso al que pertenezcas, da igual incluso que te guste o no el baloncesto, porque los viernes que se juega la copa, todos nos ponemos de acuerdo en que no hay nada más importante que animar al equipo. Y creo que esa sensación se puede ampliar a todos los colegios que participan. Porque, cada uno animando a su colegio, se crea una rivalidad tan sana que es muy agradable jugar.

He vivido esta experiencia 4 años. Hemos jugado 3 finales. Hemos ganado dos Estandartes. Creo que cuando estábamos reunidas en el centro del campo antes de los partidos nos centrábamos sobretodo en disfrutar. Disfrutar no solo jugando, sino también estirando y calentando y estando en el banquillo.

Creo que el ambiente colegial es lo que te hace jugar con responsabilidad pero también sintiéndote a gusto y cómoda. Al fin y al cabo, a mi lo que me ha marcado la copa no han sido los 32 minutos que dura cada partido, sino todo lo que esto conlleva: pegar carteles por los pasillos del colegio para que vengan a animar; estar nerviosas todo el día y sin poder concentrarnos en clase; cruzarte con jugadoras entre clase y clase, recibir llamadas de ánimo, ver como las gradas se completan, jugar contra chicas  de la liga normal, jugar con compañeras de clase; que te venga a ver un colegio entero ilusionado…  Son un montón de cosas que otra competición no crea.

 Si me tengo que quedar con un solo momento creo que  sería cuando ganamos nuestro primer Estandarte ante Pilaristas en el pabellón del Colegio Recuerdo. Para mí fue especial en muchos sentidos, pero lo más increíble de todo fue mirar a la grada. Había muchísimas caras conocidas, yo diría que muchos más de los que cabían: profesores, amigos, entrenadores, familia… Pero entre todos ellos había un montón de niños pequeños vestidos con sus camisetas de Coras. Me imaginaba la sensación que tendrían al ver lo que habíamos conseguido. Probablemente esa misma sensación que tenía yo a sus años y que no había olvidado con el tiempo. Seguramente se sentían orgullosas de ser corazonistas y soñaban con estar algún día en nuestro lugar. Dentro de poco será su momento. No sé si ganarán o perderán, pero lo que es seguro es que disfrutarán de la Copa y probablemente recordarán esa final  y las ganas que tenían de vivir esos momentos dentro de la cancha como los recuerdo yo. Porque la Copa no es solo los años que juegas sino los que sueñas con jugar.

También recuerdo aún saliendo del partido y que la gente nos aplaudiese, los padres nos felicitasen, ver a la gente contenta… Y, sobre todo, el cariño que he recibido de mi colegio, en especial niños y niñas que vinieron a vernos, porque ellos son los que, días y días después de esa gran final, siguen acercándose a ti sólo para volverte a dar la enhorabuena y admirarte de algún modo por lo que has conseguido. Creo que eso es algo que sentimos todas las jugadoras del equipo Corazonistas.

Para mí el momento más triste y alegre a la vez probablemente fue nuestra final contra Brains en el 2013. Volví a tener esa sensación de nervios y felicidad pero sin embargo, algunas compañeras y yo sabíamos que en cuanto se echara el balón al aire, comenzaba la cuenta atrás. La cuenta atrás de una competición que sin duda nos ha marcado. Todas queríamos que se parase el tiempo, que el cronómetro dejara de correr, que no llegase el final. Pero el árbitro pitó el final del partido. Se acababa nuestro momento y empezaba el de otras compañeras.

Me alegro de que la Copa Colegial , gracias al patrocinio de Bifrutas, se esté extendiendo porque creo que todo jugador debería participar en ella. Al menos para jugar al deporte que nos gusta que es el baloncesto, de una manera tan especial que el resultado deja de ser importante. Porque a veces,  que te vea en la cancha un amigo, saber que los profesores vienen a animarte, botar el balón y ver a tus COMPAÑERAS Y AMIGAS DE CLASE  esperando un pase, ver a todo tu colegio gritar y aplaudir, es más gratificante que colgarte una medalla o recibir un premio.

Muchas gracias por todos estos años y espero que esta competición siga muchos años más.

Nuria Herrero / Corazonistas 2010-2013


Angel Sanz: "En la escuela, es donde deporte y educación se entienden a la perfección"

Pablo Martínez Arroyo

Pablo Martínez Arroyo

Ex-jugador profesional de la ACB y actual Director general de la Copa Colegial por Bifrutas

17 de Marzo de 2014  0 comentarios

Hola a todos: buceando este fin de semana en la red, nos hemos encontrado con un post de Angel Sanz, una personalidad muy relevante en el entorno de la educación y el deporte; Angel jugó en las categorías cadetes y juveniles del Real Madrid, y posteriormente se fue a estudiar con una beca deportiva a la Universidad de Houston (Estados Unidos). Allí conoció a un profesor que transformó la manera en la que Angel enfocaba su vida, y le dejó un gran legado.

Me gustaría compartir con vosotros parte de las reflexiones que podéis leer ordenadas y completas en su blog de Expansión; Re-imaginando el deporte.

Angel Sanz poco antes de iniciar una de sus conferencias"Estas semanas he sido testigo de una iniciativa espectacular que puede suponer un gran empuje para las escuelas participantes en la necesidad utilizar al deporte para seguir cumpliendo su objetivo de crear mejores personas y los futuros profesionales que van a ser el motor de nuestras comunidades económicas y sociales: La Copa Colegial de Baloncesto. (...)

De repente, el deporte está en su sitio y la conexión con la educación es clara. El baloncesto se convierte en el nexo de unión entre los estudiantes en unos momentos en los que el desarraigo campa a sus anchas por nuestros colegios. Los profesores tienen una oportunidad de educar en valores a través de la experiencia deportiva vista desde los diferentes prismas (atleta, afición, organización, padres, entrenadores, etc...). Los directores de los colegios pueden generar una vinculación con los padres y la comunidad que es difícil de encontrar en otro momento. (...)

En general, -dice Angel- miramos a Estados Unidos como una referencia en el deporte. Siempre podemos estar a favor o en contra de cómo plantean el deporte profesional pero lo que es unánime, tanto dentro como fuera de sus fronteras, es que el deporte universitario norteamericano es el que marca la diferencia (...) Desde fuera, lo vemos con envidia porque el sistema universitario permite compaginar los estudios con un altísimo nivel deportivo, no trunca el desarrollo natural del talento (...)

Sin embargo ¿y si miramos un poco más allá?. Antes del deporte universitario está el deporte en los institutos (High Schools). Y aquí es donde se empieza a cuajar todo. Porque es donde el deporte y la educación se entienden a la perfección (...) Además, desde un punto de vista académico, practicar deporte en el instituto es percibido como una de las vías más claras y directas para alcanzar una educación universitaria. Fijaos qué mensaje más interesante parte de este sistema: "Tu talento deportivo puede proporcionarte una educación y una formación universitaria"... Así que en EEUU tienen un modelo que parte de la esencia de que el deporte es básicamente educación. Que, gestionándolo de manera adecuada y asegurando que se mantiene su esencia y su papel en la comunidad social y educativa, es capaz de proporcionar los mejores resultados a efectos de competición (...)

Estamos en momentos complicados y, como hemos oído miles de veces, en una crisis de valores brutal. Si preguntamos, existe un pesimismo generalizado tanto en el deporte como en la educación. El vaso se ve medio vacío. Pero en realidad, técnicamente, el vaso siempre está lleno. Simplemente tenemos que cambiar el aire por agua. Y con un grupo de colegios abriendo el camino e iniciativas como la Copa Colegial podemos ser protagonistas de un cambio de tendencia. 

Sígueme en Twitter

Finalmente, Angel nos deja un vídeo...

"...donde la conexión educación y deporte es evidente: Os pongo en antecedentes: Kylie McBeth es una niña que había perdido a su padre y que tuvo que dejar de jugar al baloncesto por un problema de salud. Tras muchos años como utillera del equipo, el entrenador (y los médicos) le permiten jugar unos minutos y ver cumplido su sueño. El equipo intenta generarle oportunidades de tiro pero no consiguen que anote. De repente, el entrenador del otro equipo ordena que le hagan falta para que pueda lanzar tiros libres y anotar. Fijaos quienes son las primeras en felicitar a la Kylie. Es un gesto que define lo que el deporte debería ser en el ámbito escolar. A partir de aquí, construir en el ámbito de los valores es mucho más fácil".

Sarah Rodríguez: La Copa es una competición inolvidable

Sarah Rodríguez

Sarah Rodríguez

Jugadora Liga Femenina 2, campeona de Europa con la selección U20 y campeona de las Series Colegiales

14 de Marzo de 2014  0 comentarios

¡Hola a todos!

Antes de nada, me presento. Soy Sarah Rodríguez, jugadora de Tuenti Móvil Estudiantes en Liga Femenina 2, y he sido internacional con la selección española en categorías de formación.

Quiero compartir con vosotros mi experiencia en el baloncesto colegial, que ha sido algo inolvidable. Jugar en Magariños defendiendo al Ramiro lo tengo grabado en la memoria. No siempre ha sido fácil porque más de un año nos hemos perdido partidos y eliminatorias al no poder compatibilizarlo con el club, pero no cambiaría el haber jugado por nada.

Mi mejor recuerdo fue mi último año, que ganamos el campeonato en Magariños, con las gradas llenas de ramireños animando, y además un partido en el que fuimos perdiendo y remontamos al final. Este campeonato lo gané con mi actual entrenador, Fito, y me hace muy feliz. Recuerdo que después nos fuimos a bañar a los delfines y celebrar la victoria.

Las Series me enseñaron otro tipo de juego “menos profesional” pero en el que te exiges lo mismo y te hace asumir otro tipo de roles dentro del equipo ya que por ciertas vivencias tienes más experiencia que otras jugadoras.

Se relacionan con el club, al fin y al cabo, Estudiantes y el Ramiro siempre han estado muy unidos. Así que el llevar 9 años en Estudiantes y haber defendido al Ramiro te hace sentirte muy dentro de la familia.

Creo que la Copa Colegial es una oportunidad para todos aquellos jugadores profesionales y no tan profesionales para competir y pasarlo bien. Me parece genial la iniciativa de que esta competición se siga extendiendo y llegando a más ciudades.

Y a las jugadoras que van a disputarla a día de hoy les diría que lo disfruten lo máximo posible independientemente de los resultados, porque es una competición que tiene fin y el día que ya no puedes jugarlas te da mucha envidia y nostalgia.

twitter: @SaraRouu

Jim Calhoun: The next big thing

Jim Calhoum

Jim Calhoum

Entrenador jefe en la NCAA durante 40 años. 3 veces campeón nacional.

12 de Marzo de 2014  0 comentarios

Jim Calhoun (10 de mayo 1942, EEUU) ha sido el prestigioso entrenador ‘jefe’ de la Universidad de Connecticut durante más de 25 años (1986-2012) en los que ha liderado a los ‘Huskies’ a 3 campeonatos nacionales de la NCAA.

Aquí tenéis traducido, más o menos fielmente, uno de los capítulos finales de su libro "A passion to live", en el que coach Calhoun responde a algo que muchas veces le preguntan: el por qué de su renuncia a entrenar en la NBA. El nombre del capítulo da título a esta entrada de nuestro blog.

(…) La gente asume que al haber tenido éxito en mi carrera como entrenador universitario debería tener algún interés en entrenar en la NBA. Yo lo llamo el ‘factor de ambición’. (…) Es cierto que los entrenadores de la NBA ganan más dinero que nosotros, en general, y que mucha gente percibe el baloncesto profesional como más prestigioso. Yo no lo veo así. El dinero y el prestigio no siempre es motivo de felicidad y, además, considero que mi actual trabajo es de un perfil superior al de muchos puestos de primer entrenador NBA.

Gracias al sólido proyecto de baloncesto de la Universidad de Connecticut, tengo mucha más seguridad de lo que tendría si me fuera a la NBA. Soy el responsable del proyecto. Normalmente somos capaces de atraer buenos jugadores y luchamos casi siempre por el título de la Big East Conference (…) La Universidad obtiene mucha publicidad con nuestro baloncesto; los medios nacionales hablan mucho de nosotros, y eso ayuda al proyecto.

Hace dos años (el libro se escribió en 2007), cuando Phil Jackson tenía que renovar con Los Angeles Lakers, el dueño del equipo, Jerry Buss, intentó convencer a Mike Krzyzewsky para que lo remplazara. (…) Por lo visto Mike se lo pensó seriamente, pero finalmente declinó la oferta. ¿Por qué lo haría?

No lo sé a ciencia cierta, pero supongo que Mike llegó a la conclusión de que lo que tiene en La Universidad de Duke, y en el baloncesto universitario, es demasiado bueno para dejarlo. (..) Y tal vez lo más importante es la capacidad que tiene, como yo, de ayudar a modelar la vida de tantos y tantos jóvenes. Esto es un tema tan profundo que, si se añade a la decisión, representa una renuncia tan grande que un cambio de carrera acaba no mereciendo la pena, incluso hacia un puesto tan aparente como es el de entrenador de Los Ángeles Lakers.

De hechos, derechos  y jugadas controvertidas

Pablo Carabias Aranda

Pablo Carabias Aranda

Director de la Copa Colegial por Bifrutas Madrid y fundador de la Series Colegiales

07 de Marzo de 2014  0 comentarios

Por alusiones en twitter,  y como ejercicio de reflexión sobre la labor arbitral, me gustaría referirme a a la jugada controvertidadel final del partido Liceo Francés vs Agustiniano, un lance del juego que fue importante y que, en cierta manera marcó el resultado final.

 Yo, como comenté al final del partido , incluso con los propios arbitros en un interesante contrate de opiniones,  hubiese pitado 2+1…Pero ,afortunadamente para este bonito deporte,  yo no era el árbitro del partido…De hecho, no soy árbitro de baloncesto, aunque si Árbitro Nacional de Tenis y Juez árbitro de Torneos Nacionales  y creo que ambos arbitrajes comparten  principios comunes básicos, aunque esos sí, sentadito en mi silla , y con el público aplaudiendo después de cada tanto, no envidio para nada a mis colegas del basket, corriendo para arriba y para abajo, con la grada montando bulla  y teniendo que decidir sobre jugadas mucho más confusas que si es o no out…( y  encima a veces, arbitro a jugadoras como las de la foto inferior ...lo cual es un importante valor añadido)

Y esos principios compartidos   y que son claves para juzgar la actuación arbitral se basan en la diferenciación entre situaciones “de hecho” o  “de derecho”.

Así , si fue o no falta, es una situación “de hecho” una situación que cada cual puede ver de una forma diferente, y es muy opinable y discutible , pero  lo que pasó a continuación, la actuación arbitral para decidir sobre dicha situación “de hecho” , se convierte en una situación “de derecho”  y esa es  la que debe ser analizada si fue la correcta  o no.

Y, sin duda, la actuación arbitral fue correcta. Fue una jugada muy dudosa, cada árbitro  vio y pitó una cosa diferente, falta previa el asistente y 2+1 el principal…pero a continuación se consultaron y el principal decidió que su asistente estaba en mejor posición para juzgar de forma más precisa lo que pasó y que por tanto aceptaba que prevaleciese el criterio de su pareja.

En la NFL hubiese sido una clara situación de “Challenge”, y en el US Open se  hubiese pedido   Ojo de Halcón…pero, por ahora, en la Copa Colegial por Bifrutas carecemos de los medios técnicos para implementar dichos sistemas.

Por ello, se podrá estar o no en desacuerdo con una decisión arbitral, que sin duda fue importante y decisiva…. Pero, repito, quienes tenían que tomar la decisión eran ellos, y la tomaron de forma correcta…

Pd: Por cierto, y para valorar lo difícil que era juzgar el tema, una persona que estaba viendo el partido, y que de baloncesto entiende bastante, me comentó que se habían cometido pasos previos…en fin, que yo no cambio mi silla alta  pòr un silbato

JGBasket

El Patio

Keep calm and be social

Seguimos

Hace más de 1 año en

Twitter

#CopaColegialZaragoza "Las Tortugas despegan" Crónica del Cañoneras Corazonistas 41 - Basket Turtles @AgustinosZgz? https://t.co/WcVoLebKDG
Ver tweet

CD La Goleta

Hace más de 1 año en

Twitter

Comenzando a preparar nuestra primera participación en @CopaColegial con mucha ilusión ayudados por Migue Ayllón y? https://t.co/mXnQliZCih
Ver tweet

CColegial Valladolid

Hace más de 1 año en

Twitter

@CopaColegial Importante momento con lectura del #HUDDLE https://t.co/d6zpJymf4p
Ver tweet

Aarón

Hace más de 1 año en

Twitter

Esto es la @CopaColegial Estos son los centauros @diegotrillo_ TITULAR! https://t.co/MQtFcVTuZ2
Ver tweet

C.B. Maristas

Hace más de 1 año en

Twitter

Cuenta atrás!!! Quedan 7 días para que nuestro cole @maristasevilla luche por el estandarte de la @CopaColegial Hay? https://t.co/XwhiiSUwXf
Ver tweet

Copa Colegial

Hace más de 1 año en

Twitter

Una idea en la que creemos para educar... ??? https://t.co/yaeNdpHeg0
Ver tweet

Lourdes Atómico

Hace más de 1 año en

Twitter

Mucha suerte al @deporteslourdes @ColeLourdesVa en el comienzo de su andadura en esta @CopaColegial @CopaColegialVA? https://t.co/aoUBRHz6dw
Ver tweet

Copa Colegial

Hace más de 1 año en

Twitter

¿Conoces a los cracks @PascualBifrutas de la semana en la #CopaColegialMadrid? ? Laura Ramírez y Carlos Vega, dos? https://t.co/9CJzAHhBDd
Ver tweet

Copa Colegial

Hace más de 1 año en

Twitter

#CopaColegialMadrid ??? ? Duelo Masculino (Segunda ronda) @CKhalilGibran 75-60 San Agustín los Negrales Khalil? https://t.co/526Dt4pgpD
Ver tweet

Copa Colegial

Hace más de 1 año en

Twitter

¡Los 5?magníficos! ? @ValdeluzBasket , @sangusmadrid, @basketveritas, @basketrecuerdo y @CKhalilGibran Coles cla? https://t.co/0WlYj7Q7Pm
Ver tweet

Alex Arenas

Hace más de 1 año en

Twitter

Hoy arrancamos la competición oficial de la @CopaColegialVA con las chicas del @iesvegadelprado. Muchas ganas de fo? https://t.co/7gKLXkoGLu
Ver tweet

Copa Colegial

Hace más de 1 año en

Twitter

¡Vacaciones en el cole pero hay mucha #CopaColegial! ??? ?Zaragoza ? @CopaColegialVA ? Octavos y cuartos de fina? https://t.co/lbESON3DmW
Ver tweet

Seguimos

Hace más de 1 año en

Twitter

"Nos jugamos los Cuartos" La previa del Tercer Viernes de #CopaColegialZaragoza ??https://t.co/V5vm3SGHTN https://t.co/0Y4hEoT7tu
Ver tweet

Seguimos

Hace más de 1 año en

Twitter

#GameDay #CopaColegialZaragoza ? 1/4 final femenino ? 19:30 ?? Pabellón Colegio Corazonistas ??Cañoneras Corazonist? https://t.co/y8y5Xn2kJY
Ver tweet

Seguimos

Hace más de 1 año en

Twitter

#GameDay #CopaColegialZaragoza ? 1/4 final femenino ? 18:00 ?? Pabellón Colegio Marianistas ?Leonas? https://t.co/HriAr8q0US
Ver tweet

Gracias a

Asociación de Baloncesto Colegial
 
Bifrutas
 
JGBasket
 
Spalding
 
AND1
IconGame