usuario nuevo      
NOTICIAS
Los Halcones repiten Estandarte

Crónica. Alvaro Rigal Fotos: Javier Martínez - 26 de Marzo de 2011

     

¡Por fin llegó el Gran día! Tras un camino largo y lleno de emociones, ha llegado la hora de verdad, el partido único e inimitable que todos quieren jugar alguna vez en su vida: la Gran Final de la Copa Colegial BC . Es viernes por la tarde, cae la primera lluvia primaveral y una tremenda multitud de todas las edades se agolpa en el pabellón Paco Hernández del Colegio Estudio. ¿Dónde si no? Hablamos de una instalación que ha acogido innumerables tardes épicas de baloncesto colegial, cuyas paredes están forradas por estandartes de campeones, y que una vez más viste sus mejores galas.

A estas alturas el pabellón ya es una auténtica olla a presión dado que acaba de terminar la alucinante final femenina. Un partido de auténtica locura que ha puesto a prueba la resistencia de los espectadores más sensibles y que, en un ajustadísimo desenlace, ha proclamado campeonas a las chicas de Estudio. No es de extrañar que la afición local esté encendida y lanzada a por el doblete, (toda una hazaña que ya fueron capaces de culminar el año pasado), pero no se queda atrás la numerosísima presencia de seguidores de los Caimanes, con preciosa pancarta incluida. La cancha está invadida por centenares de chavales que se desperdigan por todos los rincones del pabellón dispuestos a dejarse hasta el último aliento animando a los suyos, mientras que en la grada no cabe un alfiler y hay que pelear por tener una buena visión de la pista.

Comienza la rueda de calentamiento y podemos ver por fin a las grandes estrellas. De un lado los Halcones de Estudio en busca del “back to back”, cuya presencia en la final está impregnada de tintes heroicos tras superar eliminatorias de infarto en las canchas de Valdeluz o Los Sauces. Del otro, la gran revelación de la Copa Colegial 2011, los feroces Caimanes de San José del Parque cuya Ciénaga ha sido una trampa mortal para todos los que se atrevieron a poner sus pies en ella. Las pulsaciones están a tope cuando se anuncian por megafonía los integrantes de las plantillas, que van desfilando a través de un pasillo de seguidores que estallan en aclamaciones. Por todos lados brillan los flashes de los fotógrafos y la cámara de Telemadrid no pierde detalle. El encargado de lanzar el balón al aire para el salto inicial (no el saque de honor, no, el salto inicial) es nada menos que Ronald McDonald, y es que en la Copa Colegial suceden cosas que no veréis en ningún otro sitio. En el aire hay un ambiente especial...

Contra todo pronóstico, son los jugadores de San José del Parque los que se hacen los dueños de la cancha en el arranque de la final. Sin mostrar ningún síntoma de desorientación por jugar lejos de su Ciénaga, estrenan el marcador con un bonito movimiento interior de Ignacio Sánchez que finta y hace volar a su defensor. Los Caimanes se plantan en una zona 2-3 y Estudio no se encuentra cómodo. Los Halcones intentan correr pero sus rivales están preparados para neutralizarlos, y cuando encuentran algún hueco reciben un potente tapón del poderoso Jorge Santos, espectacular en la zona durante todo el encuentro. Los Maristas están ágiles en ataque, especialmente Fermín Cifuentes, que anota un dificilísimo triple con un defensor encima sin pensárselo dos veces. Llevamos cuatro minutos de partido y el marcador refleja un contundente 0-9.

Los chicos de verde están dispuestos a aprovecharse de su buen arranque y llevarlo hasta sus últimas consecuencias, pero alguien decide plantarles cara. Se trata nada menos que un auténtico dominador que conocemos bien, el tremendo Francisco Goñi que es capaz de poner nada menos que ¡dos tapones en la misma jugada a dos jugadores distintos! No veíamos algo así desde Manute Bol... La hazaña de Goñi despierta por fin a sus compañeros, que estrenan su casillero por medio de Jorge Aguado tras una buena asistencia del habilidoso base Ignacio Iriarte.

Coach Mordt pide tiempo muerto para recordar a sus pupilos las líneas básicas de su juego...¡y vaya si lo hacen! En la reanudación, el ritmo del partido sube de revoluciones inmediatamente y comienza el habitual carrusel de robos de balón en presión de los jugadores de Estudio. Todos los equipos saben que van a hacerlo, pero nadie sabe cómo evitarlo... y el partido ya está lanzado. Asistimos a unos minutos de ataques verdaderamente fulgurantes, posesiones de menos de diez segundos, lanzamientos a la mínima oportunidad y contraataques fugaces. Un escenario casi irreal del que sale beneficiado el equipo local, que se mueve como nadie en el vértigo y que además anota su primer triple por medio de Juan Llorente, que lanza así su primer aviso. Coach Gómez pide calma a los suyos, pero los Halcones ya han echado a volar, comienzan a rotar a sus jugadores para mantener el acelerador pisado y consiguen empatar el encuentro gracias a una pillería de Eduardo Ayuso, muy listo sacando rápido de fondo.

Ya en el último minuto del cuarto y para culminar la remontada, Juan Rojo nos deja con la boca abierta con un espectacular lanzamiento desde seis metros tras bote saltando hacia un lado que pone a los suyos por delante por primera vez. Los Caimanes han perdido su sitio y esto se traduce en una técnica para su entrenador por protestar airadamente. El cuarto termina con 16-13, los Halcones han sabido reponerse a su mal inicio gracias a su receta habitual de presionar y correr. Nadie esperaba grandes desigualdades tan temprano, y es que aún queda mucho por jugar. Por los altavoces retumba “Jump around”, de House of Pain, y lo cierto es que nadie puede dejar de saltar y gritar para dar salida a la excitación que impregna el pabellón. La verdad es que con este infernal ambiente, el colegio Estudio puede ser una auténtica Casa del Dolor para el equipo visitante...



Volando por el perímetro

Arranca el segundo cuarto con los dos equipos muy concentrados, a la altura de lo que se espera de ellos por lo que han demostrado en la competición. Vemos buenas entradas a canasta en los dos aros, destacando la iniciativa de Javier Murillo por parte de Estudio. La igualdad es máxima, y eso provoca que la pasión se desate en exceso entre los aficionados que han tomado la zona que se encuentra detrás de los banquillos, lo que obliga al árbitro principal a detener el encuentro para reconducir la confusa y acalorada situación. Pablo Martínez toma el micrófono para, en un breve pero clarificador discurso, recordarnos a todos el auténtico espíritu de la Copa Colegial, que se caracteriza por la deportividad y el máximo respeto a los rivales, y por supuesto a los árbitros. “No olvidemos que estamos en un colegio y que nuestra actitud debe servir de ejemplo” afirma Pablo en una intervención que se cierra con una ovación.

Parece que la interrupción ha servido para que los jugadores de Estudio recarguen la artillería, ya que en las siguientes posesiones asistimos a un recital de tiro exterior. El primero en abrir la veda es Pablo Martínez (el escolta del Estudio, no el ex-ACB al que nos referíamos antes, aunque ése también las enchufaba bien de tres...). Los Halcones consiguen así su primera ventaja importante del partido, de ocho puntos, pero no se conforman, continúan peleando cada balón como si fuese el último y asestan otro doloroso golpe al rival por medio de un triple de Carlos de la Iglesia desde la esquina.

San José del Parque se ve obligado a pedir otro tiempo muerto, pero de poco sirve. Los Maristas están perdiendo muchas posesiones al no ser capaces de estructurar la subida del balón, y por si fuera poco, Martínez vuelve a anotar en un bonito tiro en suspensión. La ventaja está empezando a ser considerable...y la brecha se abre aún más gracias a ¡otro triple! de Juan Llorente. El porcentaje desde 6'25 de este equipo está al alcance de muy pocos, y contra eso poco se puede hacer. Los Caimanes solo consiguen mantenerse en el partido gracias al coraje de Nacho Sánchez, pero es insuficiente porque Estudio se está gustando y no paran de lanzar contraataques con pases inverosímiles hasta que al final del cuarto se llega con un claro 39-24. Una vez más, los Halcones han impuesto su ritmo y han provocado que sus rivales no encuentren el pulso al partido. Los Caimanes no han sabido serenarse entre tanta excitación y eso se puede pagar caro.




Los Caimanes salen a morder

Entre los aficionados locales, no son pocos los que en el descanso creen que el partido ya está encarrilado. Quince puntos de ventaja parecen suficientes para asegurarse el Estandarte, especialmente si tenemos en cuenta que los Halcones han dejado sin ideas a sus rivales, que no han mostrado razones suficientes para creer en una remontada de este calibre en territorio rival... Cuántas veces tendremos que recordar que en la Copa Colegial es mejor dejar la lógica de lado y estar preparados para lo inimaginable.

Arranca el tercer cuarto y el principal cambio para haberse producido en la defensa de los Caimanes, que cierran el camino a su aro con garras y dientes. Poco a poco se van reencontrando con su juego de los primeros minutos, basado en buenos pases dentro. Estudio intenta correr...pero la respuesta es otro tapón de Jorge Santos. Definitivamente algo ha cambiado y la diferencia se reduce a diez puntos en un momento. Hasta que... ¿lo adivináis? En efecto, otro triple de Estudio (el quinto del partido, esta vez a cargo de Juan Rojo). Ha sido providencial para mantener la ventaja pero no parece que vaya a ser suficiente para neutralizar el ímpetu verde.

En un tremendo alarde de constancia y concentración, los Caimanes prosiguen su trabajo cerca del aro, sacando muchas faltas, y despegan definitivamente con un tremendo 2+1 en suspensión de Víctor García. Cada vez que los jugadores de Maristas van a la línea de tiros libres resuena el célebre cántico de la hinchada local al grito de “le puede la presión”, pero no parece que vaya a ser así. San José del Parque sigue imponiendo su ley debajo de los aros, y por primera vez le arrebatan la iniciativa en el rebote a los Halcones, que están totalmente cegados de cara al aro. En estas estamos cuando surge de nuevo la figura de Víctor García para anotar ¡otro 2+1! para poner a su equipo a seis. Estudio pide tiempo muerto, y una vez acabado el minuto, García anota el tiro libre con total frialdad. ¡A cinco!

Estos dos minutos antes del final del cuarto pueden ser trascendentales y la afición visitante es consciente de ello, por lo que los gritos de “¡Ma-ris-tas!” resuenan con más fuerza que nunca. Ante las dificultades, Estudio busca al enorme Goñi, pero ni por esas: el pívot de Estudio se lleva un soberano gorro que lleva la firma de Jorge Santos una vez más. Es el tercero de su cuenta particular. ¡Hasta ocho tapones veremos en este partido! Los chavales gastan unos muelles impresionantes...y nosotros que lo disfrutamos. El partido es ahora un correcalles, los Caimanes están mostrando su mejor actitud, los triples de Estudio ya no entran y una canasta a la media vuelta de Víctor García (inconmensurable en este cuarto) deja la diferencia en solo tres puntos ante el estallido de júbilo de la afición de San José del Parque.

El parcial ha sido de 3-15, pero más allá de tan llamativas cifras, los Caimanes han dado una lección de casta en una situación en la que muchos se habrían venido abajo. Cuando los obstáculos parecían insalvables, han sacado a relucir su mejor juego. ¡La final está en un puño y solo queda un cuarto! Ocho minutos de competición es todo lo que tienen estos jugadores para poner el mejor final posible a una larga trayectoria. Es casi un partido nuevo, una mini-final donde no se admiten errores. Es, en definitiva, la hora de los campeones.


Exhibición apoteósica

Para enfriar los ánimos de los Caimanes, el cuarto arranca con un meritorio lanzamiento de Juan Llorente desde cinco metros tras jugada personal. Al instante, los chicos de Maristas atacan una y otra vez el aro local, provocando tres faltas en apenas veinte segundos y anotando uno de los dos tiros libres. No va a ser suficiente contra la inspiración de Llorente, que pide el balón... ¡y anota otro triple! Es el tercero de su cuenta particular y lleva la diferencia hasta los siete puntos en lo que sin duda ha sido una canasta clave en el devenir del partido. Los jugadores de Estudio se encuentran cómodos bajo presión y una bonita jugada colectiva es culminada con una asistencia de Aguado para Goñi, que anota un 2+1. ¡El cuarto no ha hecho más que empezar, pero los Halcones están lanzados! Estudio continúa su presión (¿no se cansan nunca estos tíos?) y consiguen que los Caimanes pierdan el balón por fuera de banda. Inmediatamente se repite la jugada anterior pero con inversión de protagonistas, esta vez el pase es de Goñi para Aguado, que anota dos puntos más. Los Halcones juegan más fluido que nunca justo cuando a cualquier otro equipo se le hubieran agarrotado los músculos. Ya dijimos que estos chicos eran algo especial...

Así las cosas, Coach Gómez se ve obligado a pedir un tiempo muerto porque los Halcones se han ido a once. Está difícil pero aún hay tiempo para volver a meterse en el partido si son capaces de reaccionar con rapidez. Después de lo que se ha visto en el tercer cuarto, ya todos sabemos que los Caimanes son capaces de maniatar a los Halcones y recortarles la distancia en pocos minutos. El pabellón entero aguanta la respiración cuando los jugadores vuelven a la cancha, es ahora o nunca para los Caimanes. Todos esperamos ver un final de partido duro y ajustado, y la lógica nos hace prever unos minutos finales de defensas férreas, muchas faltas y nervios en los dos equipos abrumados por la presión. Un momento, ¿he dicho “lógica”?

Se reanuda el juego, balón para los Caimanes...y una nueva pérdida. Nada sorprendente en una situación de tanta tensión. Pensábamos que ésta sería la tónica habitual, pero lo que vemos en el minuto siguiente no se nos olvidará a ninguno de los que lo presenciamos. Y lo que vemos no es otro cosa que un jugador de baloncesto, un tipo hecho de otra pasta, un halcón que tiene muy claro lo que quiere. Estamos hablando de Juan Llorente, y lo que quiere no es otra cosa que colgar el Estandarte en las paredes de su colegio.

Con los nervios a flor de piel, Estudio tiene el balón, le llega a Llorente...¡y enchufa su cuarto triple del partido! Como si fuera muy fácil, el escolta se ha erigido en el líder de su equipo en los momentos decisivos. ¡La afición local se desmadra! Ese tiro puede significar el campeonato, y nadie aguanta sentado. Los Caimanes no consiguen anotar y de nuevo ataca Estudio mientras cientos de ojos se clavan en Llorente, al que le ha vuelto a llegar el balón en 6'25. ¿Se la tirará de nuevo? Sería una locura...

¿Y cómo se gana la Copa Colegial si no es con locuras? Ante la mirada atónita de todo el pabellón, Llorente vuelve a lanzar de tres...el balón vuela y... ¡sí! ¡Dentro! ¡Es increíble! Los aficionados amarillos se abrazan fuera de sí, mientras que la afición marista solo puede mover la cabeza con incredulidad. ¡Diecisiete arriba, Juan Llorente ha ganado el partido y el campeonato! En apenas tres minutos, en los momentos más calientes, este jugador ha anotado 11 puntos con 3/3 en triples para hacer campeón a su equipo. El parcial ha sido de 0-15. Una exhibición de talento, ambición y sangre fría que ya se ha inscrito con letras de oro en la historia de la Copa Colegial.

Los minutos que quedan transcurren entre estallidos de alegría por todo el pabellón hasta que suena la bocina, el sonido más dulce para un colegio que lo ha vuelto a hacer. El resultado final no hace justicia al esfuerzo de los Caimanes, que en un partido soberbio han tenido a sus rivales contra las cuerdas y pueden estar muy orgullosos de su extraordinario papel en la competición. No hay Dream Team en el mundo que hubiera podido sujetar a los Halcones de Estudio, los ganadores de la Copa Colegial 2011 con todo merecimiento. Un equipo que nos ha hecho disfrutar y emocionarnos a lo largo de toda la competición y que han dejado su huella en todos los aficionados al baloncesto colegial.

Un año más, subirá el estandarte a las paredes del pabellón Paco Hernández,y está claro que esto no es casualidad ni cuestión de un par de buenas generaciones. Estudio es el rey del baloncesto colegial quizá por algo tan sencillo como que es un COLEGIO donde se juega al BALONCESTO. Donde los chicos aprenden que lo que importa es el equipo desde que son pequeños. Donde el compañerismo y el sacrificio son el único camino. Donde hay un espíritu, un estilo y unas enseñanzas que se transmiten de entrenador en entrenador. Donde los jugadores tienen un sello inconfundible.

El sello de los campeones.


Ceremonia de entrega de trofeos

Para poner el broche de oro a la final, los aficionados se reúnen en el centro de la cancha para rendir homenaje a los jugadores que tanto les han hecho disfrutar. Preside la ceremonia un elenco de ilustres personalidades con una auténtica estrella a la cabeza: Joe Arlauckas, leyenda de la liga ACB cuyo juego sigue vivo en el corazón de miles de aficionados. A su lado, Tom Genton de la Embajada de Estados Unidos, el Presidente del Colegio de Árbitros, y Silvia García, Directora de marketing de AND1

En primer lugar, recogen su medalla los chicos de San José del Parque, aún decepcionados pero con la cabeza alta y la conciencia tranquila por haberlo dado todo en la cancha. El capitán Nacho Sánchez recoge el trofeo de subcampeones de manos del presidente del Colegio de Árbitros, Rafael Fernández y se dirige al público. En un gesto de deportividad, sus primeras palabras son para dar la enhorabuena a los campeones, que “han jugado limpiamente y son los justos ganadores”. A continuación agradece el el apoyo de sus aficionados, que responden ruidosamente, y por último manifiesta que están “orgullosos” porque es “la primera vez que un equipo de San José del Parque alcanza la final de la Copa Colegial”. Si los que vienen detrás juegan con su misma fe, no serán los últimos...

A continuación, es el turno de Tom Genton, Consejero de Cultura, Educación y Prensa de la la Embajada de Estados Unidos, colaboradora de la ABC a través del programa Basketball & Education , que, visiblemente impresionado por el ambiente, afirma: “siento aquí el mismo entusiasmo que en el baloncesto de Estados Unidos. Apoyamos la Copa Colegial porque representa los valores de nuestro deporte”, proclama antes de concluir que esta competición es algo “muy valioso” y agradece el apoyo de McDonald´s . A continuación, hace entrega del trofeo de campeones al capitán de Estudio, Luis Hernando, que felicita también a sus rivales: “el resultado final no refleja lo duro que ha sido” y dedica el triunfo a los que les han apoyado y a todo el equipo, antes de levantar la copa con ganas hacia el techo del pabellón en mitad de un estruendo de entusiasmo.

Para hacer entrega del trofeo al Mejor Jugador de la Copa Colegial, Pablo Carabias reclama la presencia de Fernando Ruiz, un mito del baloncesto en Estudio y miembro del Salón de la Fama del Baloncesto Colegial , que se une al gran Joe Arlauckas y a Silvia López, Directora de Marketing de ADN1. El galardón recae en Jorge Aguado, un jugadorazo que ha sido un seguro de vida para su equipo en los momentos buenos y en los malos, y que representa como nadie el espíritu de compañerismo y superación del Estudio. Aguado muestra el trofeo a los aficionados mientas proclama “la Copa es tan de la afición como nuestra”.

Y aplausos cuando George Young en nombre de la NBA comunica que todos los componentes de ambos equipos campeones, los y las Halcones, recibiran como regalo códigos NBA League Pass , para poderse ver en internet y en HD la mejor liga del mundo.

Como colofón, se realiza la solemne entrega del Estandarte de Campeones, con Alberto López , presidente de la ABC ayudado por el mismísimo Ronald McDoand. Cuarenta y equipos han soñado con él a lo largo de los últimos meses, y ya tiene dueño. El tan ansiado trofeo encuentra por fin unas manos que lo levanten y lo glorifiquen como el símbolo de un sueño hecho realidad.

Un sueño que, un año más, es amarillo y azul….Estudio está creando una dinastía



Puntúa esta noticia:

¿Algún error en esta página? Dínoslo

ESTUDIO71
SAN JOSÉ DEL PARQUE54

Estudio (16 + 23 + 3 + 29): Rojo (9), Aguado (8), Palacio (2), Martínez (9), Ruiz (0), Murillo (6), Ayuso (3), Iriarte (0), De la Gándara (4); Baleriola (0), De la Iglesia (4); Chávarri (0), Llorente (19), Goñi (2), Ezcurra (4)

San José del Parque (13 + 11 + 15 + 15): Giménez (0), García (11), Madridejos (8), Palomo (5), Santos (5), Cifuentes (6), Martínez (3), Olivier (4), Sánchez A.(7), Sánchez I. (4), Rodríguez (1)

Mejores Jugadores AND1: Jorge Aguado (Estudio) y (San José del Parque).

Árbitros: Calero (***) y Cebrián(***)

Incidencias: Gran Final de la Copa Colegial ABC 2011, disputada a las 20:00 horas del viernes 25 de marzo en el pabellón Paco Hernández del Colegio Estudio ante más de 1.500 espectadores

Juan martínez tratando de superar la defensa de Javier Murillo

Victor García jugó un partidazo

Juan Llorente frente a Ignacio Rodriguez

El duelo en al zona de Francisco Goñi y Jorge Santos fue épico

Luis Hernando, capitán de Estudio , exultante con la Copa

ENLACES RECOMENDADOS