Copa Colegial  2016 & Bifrutas

22 de Abril de 2016. Colegio Agustiniano

71

Gran Final Masc.

Final

1
2
3
4
OT
20
13
19
18
0
18
19
13
11
0
61

Remontada lobuna y doblete para Agustiniano

Crónica: Francisco de Haro; Fotos: Luis Javier Benito|24 Abril, 2016|Comenta este partido

Once semanas, 77 días y 1848 horas mordiéndonos las uñas. 

47 partidos disputados hasta la fecha y 8869 puntos anotados entre los 61 equipos que entraron en liza desde aquel lejano 5 de febrero… aunque ya únicamente dos escuadras continuaban aspirando al Estandarte. Es el derecho que el destino te brinda en calidad de superviviente, tras esos 59 ‘win or go home’ de auténtico infarto. 

Sin embargo,  solo podía quedar uno. Apenas 32 minutos de juego separaban de la gloria a los ‘lobos’ de Agustiniano o a los ‘tigres’ de Maristas Chamberí, quienes ansiaban proclamarse campeones de Copa Colegial & Bifrutas por primera vez en categoría masculina. 

Cuatro cuartos de emoción y de alternativas en el electrónico; de derroche físico y de lucha, pero sobre todo, de baloncesto de calidad. 32 minutos que en definitiva supusieron una oda a la pasión que siempre ha caracterizado a este maravilloso torneo, cuyo décimo aniversario concluyó con el colofón más espectacular posible. 

Un colofón que coronó a los pupilos de Adrián Rufo, quienes remontaron una desventaja de 9 tantos en el marcador mediado el tercer acto (41-50) para acabar imponiéndose por 71-61. De esta manera, el colegio Agustiniano culminó un impresionante doblete, después de que sus chicas tumbaran a Alameda de Osuna en la finalísima femenina exactamente una semana antes. 

Proeza que hasta ahora solo llevaba el sello de Estudio (2010 y 2011), pero de la cual podrán presumir también y desde ya en la Guarida del Lobo

Una cancha que este viernes abarrotaron las aficiones de ambos conjuntos, conscientes de la oportunidad única que se les brindaba a una y otra formación. No en vano, ninguna de las dos había llegado jamás tan lejos en esta competición y de hecho su techo estaba en una ronda de cuartos allá por 2010 (Agustiniano) ó 2015 (Maristas Chamberí). 

Lo histórico de la cita congregó pues en la grada a un millar de espectadores, quienes una hora antes del salto inicial ya se desgañitaban animando a sus respectivos bandos, alentados por sus mascotsd y por un Brick de Bifrutas  que no paró de liarla, Tribuna lateral para los aficionados locales y fondo sur para la hinchada visitante, muchos se quedaron incluso sin asiento y tuvieron que conformarse con presenciar el encuentro desde el exterior a través de los ventanales que daban al pabellón. 

No obstante, pese a estar en la calle, los atronadores cánticos que emanaban del interior les permitieron sumergirse también en una atmósfera increíble, que elevaba grado a grado su temperatura a cada minuto que se acercaba el arranque del choque. Un choque presentado  por el célebre ‘speaker’ Iyi Martín, cuya actuación en la final supuso un lujazo para la misma. 

Éste fue dando la bienvenida al parquet a cada uno de los jugadores de ambas escuadras, así como al equipo femenino de Agustiniano, que en los prolegómenos del partido ofreció a sus seguidores el Estandarte logrado siete días antes. Un título que significaba el segundo para las ‘lobas’ tras el conquistado en 2008, donde interpretó un papel clave la gran Aurora Mínguez

MVP además de la Copa Colegial aquel año, subcampeona en 2009 y 2011, MVP del All Star 2011, Mejor Jugadora Estudiante del 2011 y ‘Hall of Famer’ en 2015, sin duda estamos ante toda una leyenda del torneo, quien nos honró con una s palabras motiovacionales  el Huddle Inicial que dio el pistoletazo de salida al duelo. 

Con Alejandro Fernández de las Peñas (Fundación la Caixa) lanzando al balón al aire, el salto inicial desató la madre de todas las batallas, siendo Maristas Chamberí el conjunto que comenzó imponiendo mínimamente su ritmo en estos compases inaugurales. 

Sabedores de la importancia capital que los triples tienen en la pizarra de Agustiniano, los hombres de Sergio Padrós salieron concentradísimos en defensa, conteniendo por el momento al perímetro local. De hecho, los ‘lobos’ apenas encestarían dos canastas lejanas antes del descanso; una cifra que contrasta con los 6 que transformaron frente a Arturo Soria en octavos o los 9 que cosecharon ante San Agustín en ‘semis’ -eso sí, en el global de cada encuentro-. 

Mientras, la tremenda tripleta exterior conformada por los visitantes Pablo Suárez, Pablo Alonso y Gabriel Gil se mostraba a la altura de todas las expectativas, martilleando sin piedad el aro rival y provocando numerosas personales de sus pares con inusitada rapidez. 

De esta manera, mediado el segundo periodo, Tristán Alcover ya acumulaba tres faltas, por la cuatro de su compañero Carlos Alemán. Ello comprometió la rotación de Agustiniano, si bien Maristas Chamberí no fue capaz de sacarle todo el rédito posible a esta ventajosa situación. 

No en vano, los ‘tigres’ erraron 7 lanzamientos libres previamente al receso y acabarían suscribiendo un gris 16 de 31 a la conclusión de la contienda. Falta de acierto que les costó la final -pese a los 17, 15 y 14 puntos globales de sus citadas estrellas-, contra unos ‘lobos’ que supieron aguantar las dentelladas de sus adversarios hasta que los triples comenzaron a entrar. 

Pero para eso todavía tendrían que esperar a la vuelta de los vestuarios, a los cuales se marcharon 33-37 abajo. Un incierto marcador que fue posible gracias al esfuerzo colectivo de la ‘manada’, cuyo dominio del rebote y sacrificio defensivo les permitió ‘hacer la goma’ durante muchos minutos. 

Así, quizás resulte un tanto injusto situar el foco sobre alguien en concreto, aunque tampoco debemos obviar la aportación ofensiva de un imparable Jaime Sánchez Roca. Baloncestista de 186 centímetros de estatura y teórico pívot, logró 8 puntos en la primera mitad, haciendo valer una velocidad y manejo de pelota más propias de un base. 

Después del descanso, amenizado por la disputa del Reto Bifrutas y la actuación de las MiniTimberwolves de Agustiniano, Maristas Chamberí salió dispuesto a solventar el choque por la vía rápida y cerquita estuvo de conseguirlo. 

Cimentado un parcial de entrada de 8-13 sobre dos triples de Pablo Suárez y a otro de Pablo Alonso, los visitantes alcanzaron su máxima renta en el luminoso a falta de 10 minutos (+9, 41-50), dejando a los anfitriones al borde del KO. Sin embargo, si alguien domina como nadie el arte del lanzamiento exterior, esos son los chicos de Agustiniano y de ello dieron buena cuenta a renglón seguido. 

Primero, una acción de Guillermo Sanz y un gran 2+1 de Ángel Luis ‘lobo alfa’ Olmedo pusieron de nuevo el partido en un puño (46-50) y después, una canasta lejana de Jaime Sánchez Roca -¡Bingo!-  provocó el delirio de la hinchada local (49-50). 

«¡Sí se puede, sí se puede!», jaleaba con fe la Guarida del Lobo, a la par que Guillermo Sanz culminaba la remontada casi sobre la bocina del tercer acto con otro espectacular triplazo que entró limpio. ¡La red del aro hizo ‘chof’! (52-50). 

Mientras, los ‘tigres’ empezaban a trabarse en ataque y solo materializarían dos lanzamientos de campo en todo el último asalto. Un último asalto que alzó el telón con un bonito ‘costa a costa’ de Jaime Sánchez Roca (54-50), antes de que el intercambio de tiros libres eternizara el resto del cuarto. De hecho, ni más ni menos que 27 fueron los que intentaron entre ambos equipos, con no demasiada puntería y por tanto el electrónico moviéndose a cuentagotas. 

Restando dos minutos, un nuevo triple de Guillermo Sanz puso a los suyos 67-58 arriba y dejó el duelo visto para sentencia. Al grito de «¡Campeones, campeones!», los ‘lobos’ agotaron sus postreras posesiones jugando ‘a las cuatro esquinas’ y el bocinazo definitivo desencadeno la lógica explosión de alegría en el bando vencedor. 

En cambio, comprensible en un momento así es la decepción de los vencidos, aunque seguro que el paso del tiempo convertirá ese sentimiento en orgullo por el trabajo realizado. Sin duda, Maristas Chamberí es un dignísimo subcampeón, nos ha hecho disfrutar enormemente a lo largo de estos tres meses y ha coprotagonizado una de las mejores finales de la historia de la competición. ¡Gracias! 

Tras recoger las medallas que les acreditaban como meritorios segundos clasificados, los ‘tigres’ cedieron su espacio a los chicos de Agustiniano, quienes alzaron al cielo de la Guarida de Lobo el Estandarte recibido de manos de Don Alberto López Ribé, Presidente de la Fundación Baloncesto Colegial. 

Con Ángel Luis Olmedo coronándose como MVP Under Armour del torneo acabó una brillante Copa Colegial & Bifrutas, que en su décima edición nos ha seguido transmitiendo toda la magia propia de esta bendita ‘locura’ como si del primer día se tratara.

Y así continuará haciéndolo en 2017, ¡a por la undécima!

Espectáculo en la Guarida del Lobo
Espectáculo en la Guarida del Lobo
Los Tigres lo tuvieron...
Los Tigres lo tuvieron...
Decisivo Guillermo Sanz con sus triples
Decisivo Guillermo Sanz con sus triples
Jaime Sánchez Roca y Gabriel Gil
Jaime Sánchez Roca y Gabriel Gil

Comentarios  

Para poder comentar debes iniciar sesión.
Puedes iniciar sesión también con tu cuenta de facebook.

Bifrutas
IconGame